Trekking a Pueblito y Cabo San Juan en el P. N. de Tayrona

Trekking a Pueblito y Cabo San Juan.
Parque Nacional de Tayrona en Colombia


El Parque Nacional de Tayrona comprende un tramo de costa entre el mar Caribe y la Sierra Nevada de Santa Marta, la cordillera más alta de Colombia, y donde se encuentra la montaña con más alta del mundo frente al mar, el pico Simón Bolívar, con 5.700 m. de altura.

La Sierra Nevada de Santa Marta es un espectáculo en sí misma, manteniendo todavía zonas de nieves perpetuas e incluso algunos glaciares. Pero, entre el océano y estos glaciares, con una anchura de 52 km, encontramos el Parque Nacional de Tayrona. 15.000 ha dedicadas a la protección de la flora, fauna y restos culturales de civilizaciones ancestrales, en un entorno mágico. Su geografía hace que cuente con una gran variedad de climas, lo cual propicia una rica biodiversidad con ecosistemas que se dividen en bosque tropical seco y bosque tropical húmedo, dando origen a montañas con una vegetación muy densa, hasta arbustos y árboles típicos de climas secos.

Durante mi último viaje por Colombia, no veía el momento de subir al norte y visitar la zona del P.N. de Tayrona. Y sobre todo, de hacer algún trekking por su bosque tropical húmedo o, llegar a alguna de sus paradisíacas playas como la que conforma la bahía de Cabo San Juan.

 

 

En mi caso venía desde Cartagena de Indias, una preciosa ciudad colonial al lado del mar Caribe de la cual hablaré otro día. En esta ocasión la primera noche la pasaría ya dentro del parque, en unas cabañas en Playa Cañaveral. Ya el lugar me pareció espectacular con esta vegetación exuberante que parece avanzar desbocada hacia ese mar que me tiene enamorada. Playa Cañaveral es la más peligrosa pero, también una de las más bonitas de Tayrona así que, como pasa en otras de la zona, el baño está prohibido. Las fuertes corrientes y el oleaje hace que sea realmente arriesgado meterse, así que un paseo es la mejor opción. Si no se duerme dentro del parque, no importa, se puede hacer noche en Palomino, una muy buena opción, puesto que así puedes disfrutar también de la vida nocturna de la ciudad, de sus playas de agua cristalina, donde puedes pasear y hacer surfing, visitar el cabo de la Vela o Punta Gallinas o incluso acercarte hasta la Quebrada Valencia. De hecho, nuestros grupos hacen noche allá, puesto que hay muchas más opciones de disfrutar del ambiente del Caribe.

A pesar de que en Playa Cañaveral no es posible darse un baño, en Tayrona hay otras donde sí está permitido como es el caso de Piscinita en la Zona Cañaveral, Arenilla, La Piscina, a medio camino entre Arrecifes y Cabo San Juan y el mismo Cabo San Juan.

Lo cierto es que, entre el trayecto desde Cartagena, y el intento de buscar una playa donde bañarme, el día me pasó volando y estaba realmente cansada, así que puse punto final en mi aventura del primer día en Tayrona y me fui directa a dormir.

 

 

El día siguiente, bien temprano (quién ha dicho que las vacaciones son para descansar) dio inicio mi “expedición” por el parque de Tayrona. Mis objetivos del día: ascender hasta Chaimara o Pueblito como se lo conoce habitualmente y llegar hasta Cabo San Juan. Si conseguía esto, me daba por satisfecha.

Empecé mi caminata desde un pueblo llamado Calabazo (desde Palomino es fácil llegar y solo está a 1 h en coche). Desde allí parte un camino serpenteante que atraviesa el bosque lluvioso tropical hasta Pueblito, antiguo asentamiento Tayrona. Será 1h y media de recorrido espectacular. Un camino que transcurre por el interior del bosque con subidas y bajadas, grandes rocas, canales y riachuelos. Durante el trayecto pude disfrutar del sonido de la selva, los pájaros, las hojas al moverse con el viento, y otros pequeños animales que salían a mi encuentro. El camino estaba señalizado, aunque a veces, y si no hubiera sido por mi guía, me hubiera perdido. Eso sí, terrible la humedad a medida que avanzaba el día. Suerte que salí muy temprano (la actividad completa puede durar entre 3 y 4 h por lo que es imprescindible madrugar) y sabía que la recompensa final merecería la pena.

Pueblito queda justo a medio camino de Cabo San Juan. Así que va genial esta parada para disfrutar de esta antigua ciudad Tayrona y coger fuerzas para la parte final de mi caminata.

Visitar Pueblito es la mejor opción para todas aquellas viajeras y viajeros que no dispongan de los 5/6 días que se requieren para llegar a Ciudad Perdida pero que quieren acercarse a los vestigios de la cultura Tayrona. (si deseas ir hasta Ciudad Perdida, tenemos una ruta en grupo que lleva hasta allí).

 

 

Los Tayrona fueron un grupo indígena que habitaron el regazo de la Sierra Nevada de Santa Marta. No se sabe con exactitud desde cuando se encuentran en esta zona, pero Ciudad Perdida, fecha del año 800 d. C. Hoy se calcula que solo quedan unos 50.000 descendentes “puros” de esta comunidad.

Pueblito es uno de los lugares más representativos de la cultura Tayrona. Y llegar allí es una alegría, enseguida puedo ver las terrazas típicas en las que se construían las casas, las escaleras de piedra, puentes y otros restos. Hoy en día, este antiguo asentamiento está habitado por una sola familia Tayrona, quienes además dan la bienvenida a los visitantes y les explican algunas tradiciones de esta ancestral cultura.

Aunque parezca mentira, en Pueblito hay una pequeña tienda donde comprar algún snak e incluso algún recuerdo para llevar a casa.

Tras un buen paseo y descubrir algo de los Tayrona, decidí continuar mi camino hasta Cabo San Juan. A partir de aquí el sendero cambia y aún nos quedan unas 2 horas para llegar hasta nuestro destino. El camino a San Juan es algo más duro, escaleras de piedra, gigantescas rocas que parecen emerger y por fin… Cabo San Juan. Impresionante. El paraíso. Ese sueño de playa que todos tenemos en mente con cocoteros que llegan hasta el mar, aguas cristalinas y rocas gigantes que parecen acentuar una escena que no necesita nada más para ser espectacular.

 

 

Un baño fue lo primero que hice nada más llegar y después una buena y merecida comida que me sentó genial.

Tras un buen descanso y disfrutar de este entorno volví a cargar con mi mochila y andar el trayecto final que me devolvería hasta Cañaveral pasando antes por Playa Piscina y Arrecife.

Objetivos cumplidos. Y un día genial en un entorno incomparable que siempre recordaré.

En TERRES, durante nuestro viaje en grupo Explora Colombia de 22 días y que recorre parte del país, contamos con dos noches casi al final del viaje en la zona de Tayrona, para poder realizar esta actividad de manera opcional y vivir una experiencia increíble a través de uno de los paisajes más sorprendentes de Colombia.

 


Descubre otros artículos que también te pueden interesar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *