Tierras Tribales. El Noreste de India

Después de muchos años de viaje y con unas cuantas aventuras en la mochila llegamos finalmente al lugar que tanto habíamos soñado, un lugar donde los valores humanos y la mágica naturaleza conviven en una harmonía sorprendente. Donde las estaciones del año son recibidas con cante y alegría, donde cada grano de arroz es un tesoro. Encontramos este lugar en el mundo gracias a salirnos de las carreteras asfaltadas, a seguir alimentado el espíritu viajero en los momentos más difíciles y por nuestra pasión hacia lo remoto y salvaje.

Os presento con mucho respeto el secreto mejor guardado de la India. Un lugar geográficamente único en todo el mundo, se compone de siete estados comúnmente conocidos como las “Siete Hermanas”. Son Arunachal Pradesh, Assam, Manipur, Meghalaya, Mizoram, Nagaland y Tripura. Cuenta con más de 2000 kilómetros de frontera con Bután, Tíbet, Myanmar y Bangladesh y está conectada con el resto de India por el corredor de no más de 20km de ancho.

El Noreste de India, considerada como una de las regiones con mayor diversidad cultural del mundo, es una de las regiones más ricas, en cuanto a etnias y lenguas de todo el continente Asiático. Es el hogar de más de 166 tribus fascinantes donde cada una tiene sus propios rituales y tradiciones diferentes; arte, cultura, danza, música y gastronomía. No es de extrañar que la región haya capturado desde siempre la imaginación de antropólogos de todo los rincones del planeta. Todas ellas tienen algo en común, su relación muy estrecha con la naturaleza que juega un papel muy importante en la supervivencia de éstas.

Tiene una riqueza natural realmente sorprendente debido, entre otras cosas, a su abrupta orografía que inicia en las cumbres nevadas perpetuando el Himalaya Oriental hasta llegar al golfo de Bengala, lugar donde desaguan los ríos con más caudal de India, en particular, el impresionante rio Brahmaputra encargado de irrigar estas tierras dando la vida a este único y diverso eco-sistema.

En sus orillas es donde sobrevivieron todas esta culturas ancestrales que migraron hace más de 5000 años desde diferentes partes del continente Asiático llevando con ellas sus tradiciones y creencias. Tierras fértiles y ricas en agua donde se cultivan gran variedad de verduras y cereales, en particular el famoso Te de Assam donde también se encuentra una de las islas fluviales mas grandes en el mundo, la isla de Majuli. Allí viven los misteriosos monjes de Sattrya Nritrya que llevan acabo el arte de la danza y la dramaturgia.

La supervivencia en estos lugares depende de un extraordinario fenómeno meteorológico, los vientos monzones de verano procedentes del Océano Pacifico cargados de humedad que precipitan en estas tierras dando el aporte de agua necesario para alimentar todas sus formas de vida. Por esta razón nos encontramos en un terreno muy fértil con mucha biodiversidad que da pie a una multitud de tipos de vegetación que varía de la tundra alpina en las regiones del norte a los bosques lluviosos tropicales y subtropicales en las zonas bajas. Pues esta variedad de ecosistemas ha creado un paraíso para los amantes de la naturaleza con mas de 6 tipos de bosques diferentes, 8.000 plantas con flor como las orquídeas, 293 especies de aves que aun residen en estas zonas. Además, estas regiones cuentan con la mayor densidad de reservas de animales protegidos en el país como elefantes, rinocerontes, simios y 5 especies de felinos distintos. Estos factores, en especial su relieve y su abundante agua , han sido la clave para que estas tribus y fauna proliferasen en paz y sanas durante todos estos miles de años, protegiéndolas así de cualquier invasión o enfermedades.

Desde Terres LLunyanes tenemos como objetivo que los viajer@s tengáis el privilegio de vivir esta extraordinaria aventura con el reto que esto supone. Hablar de este viaje solo por su itinerario sería como hablar solo de la mitad. Lo que hace de este viaje una experiencia fascinante es el mutuo intercambio de sensaciones, miradas, conocimientos, y momentos de vida cotidiana con la gente local. El secreto está allí, la gente local nos abrirá la puerta de sus propias casas y nos enseñaran, con mucha humildad y sano orgullo, la parte más íntima de sus vidas, será como abrir la puerta del corazón de una cultura.

Este proyecto de viaje da prioridad al equilibrio de vivir experiencias a un ritmo adecuado para tener una experiencia de calidad a tiempo real. Con un objetivo principal, entablar relaciones humanas siempre en contacto con un entorno espectacular repleto de maravillas naturales, este contacto directo, sin filtros, con las tribus y sus formas de subsistencia será una experiencia pedagógica en toda regla , gracias al concepto que venimos explicando de “Slow Travel”.

En definitiva, una oportunidad de vivir algo muy próximo y verdadero, rompiendo las fronteras de los prejuicios y de los tabú, y sentirnos mucho más cercanos el uno al otro. También hay que comprender, por ello, en muchas ocasiones, el nivel de confort será más bajo que en nuestros destinos de origen.

Por eso pensamos que las personas que decidan aventurarse en este concepto del “viajar” podrán recordar esta experiencia por su autenticidad gracias a calidad de tiempo invertido en la convivencia con estas culturas, esto nos hará vivir algo único dejándonos una huella positiva de admiración y respeto mutuo en todos los lugares tribales visitados a un ritmo adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *