Irán, viaje a la antigua Persia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Mi siguiente aventura me lleva hacia la antigua Persia, Irán. Hogar de antiguas civilizaciones repletas de gran historia, hoy día, país poco visitado y que inspira miedo y fascinación a la par. De esos viajes de los que te sorprenden y te enganchan una vez regresas de vuelta a casa.

Me espera un largo viaje hasta llegar a Irán, tiempo suficiente para asimilar que durante mi estancia, deberé cubrir mi cabeza, piernas y brazos en público. Mi aventura comienza en Teheran, la capital del país, grande, bulliciosa donde una visita fugaz será más que suficiente, para aprovechar al máximo mi tiempo y conocer otros lugares del país. No os perdáis ver la Torre Azadi, símbolo de la ciudad y que su nombre significa “Libertad” que conmemora el 2500 aniversario del Imperio Persa, ni las espectaculares vistas de pájaro de la ciudad, que ofrece la Torre Milad de 435 metros de altura.

Persia. Hace aproximadamente unos 4.000 años, dos tribus nómadas se asentaron en lo que hoy conocemos como la meseta iraní. Este era un territorio fértil pero con altas temperaturas. Al norte se encontraban los medos y al sur los persas. El Imperio Persa se formaría por la unión de estos dos pueblos hacia el 1500 a.C. y sería conocido por sus majestuosas estructuras en el desierto, riquezas y destreza militar. Estuvo gobernado por reyes de gran poder y ambición, entre ellos Darío I, principal impulsor a nivel económico y territorial, aunque ésta ya se había iniciado durante el reinado de Ciro II. Este afán de poder llevó al Imperio Persa a conquistar tierras desde el norte de África hasta Asia.

Seguimos nuestro viaje hacia el sur del país, nuestro siguiente destino será Kerman, ciudad que nos permitirá trasladarnos a lugares próximos que merece la pena visitar, como son Rayen y Mahen, cuna de la época Sasanida donde podremos maravillarnos de sus castillos y antiguas fortalezas. Pero quizá, algo que quedará en mí recuerdo de por vida, será el “Gran Cañón del Colorado Iraní”, su desierto de Kaluts, sentarse y divisar el horizonte donde sentir el silencio y la paz que solamente el desierto te regala!

Quizá de las ciudades más bonitas de Irán sea Shiraz, ciudad de flores y poetas, donde encontramos lugares realmente interesantes e increíbles que visitar, como sus jardines o madrasas, pero sin duda, os recomiendo visitar la Mezquita de Nasir, realmente preciosa, donde los rayos de luz atraviesan sus cristaleras de colores, dando en su interior, un ambiente mágico y místico, donde puedes sentir una inmensa paz.

En las afueras de Shiraz, encontramos lugares de gran valor histórico, donde viajar en el tiempo a más de 500 años antes de Cristo. La primera parada comienza en Persépolis, la Joya Arqueológica de Irán, donde Darío I creó esta belleza arqueológica de preciosos relieves y esculturas mitológicas, convirtiéndose en Capital del Imperio Persa durante la época Aqueménida, hasta que Alejandro Magno la destruyó y la saqueó. Muy cerquita de Persépolis, encontramos Naqs –e Rustam, conocida como “La pequeña Jordania Iraní” donde podremos maravillarnos de 4 tumbas reales (Darío I, Jerjes I, Artajerjes I y Darío II) esculpidas entre las montañas, (aunque vacías en su interior, por haber sido saqueadas por Alejandro Magno), queda el recuerdo de lo que antaño fue un poderoso imperio.

Persépolis, ciudad Persa. La primera capital del Imperio Persa Aqueménida sería Pasargada, pero Darío I el Grande emprendería la construcción de un enorme complejo palaciego hacia el 512 a.C que se convertiría en capital ceremonial de los gobernantes Persas, hasta que fue destruida por Alejandro magno en el 330 a.C., quien ocupó y saqueó la ciudad, incendiando el Palacio de Jerjes, hijo de Darío I, y simbolizando así el final de las Guerras Médicas.

Nuestra siguiente parada será Yazd, ciudad Oasis durante muchos siglos, al tratarse de la última parada que realizaban las antiguas caravanas antes de su paso por el desierto. Lo más destacado de esta ciudad, es sin duda la parte antigua, donde nos encontramos la ciudad de adobe más grande del mundo aún habitada. A las afueras de la ciudad, encontramos lugares como la Torre del Silencio que forma parte de la era religiosa del Zoroatrismo.

Terminamos nuestro viaje descubriendo Isfahan, donde encontraremos una de las mayores plazas del mundo, la plaza de Nasqsh e Djahan, siendo observada por la Mezquita del jeque Lutfallah, al oeste el Palacio de Ali Qapu y al sur por la Mezquita Shah. Un lugar donde simplemente vale la pena pasear y perderse por su gran bazar, lejos de masas turísticas, dejando caer el atardecer, mientras poco a poco sus bellos monumentos cobran protagonismo con sus luces.

Gracias Irán, por darme una gran lección, hay que dejar los prejuicios en casa y debemos olvidar temas políticos para poder darnos cuenta de lo que realmente importa, las personas. Sin duda, he encontrado un pueblo realmente generoso, hospitalario y que te recibe siempre con una gran sonrisa. Feliz de haber podido descubrir esta maravilla de país. Hasta Pronto Irán!!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.